La magia de los trolls

Héctor Calderón

Twitter es la red social donde más habitan y se incuban los trolls. Las famosas granjas tuiteras han dejado de ser “humanas” para convertirse en grupos de bots y cuentas fake que inundan esta red social.

 

Pero, ¿para qué sirven los trolls?

Fácil… estas cuentas son usadas para defender posiciones políticas e ideológicas, atacar a enemigos y/o posicionar marcas, nombres o temas específicos que influyan en la opinión pública.

Los troll han ido evolucionando. De ser cuentas sin perfil, claramente identificables han pasado a ser perfiles casi reales con vida propia. Las granjas tuiteras han sido reemplazadas por troll centers, donde los conocidos community managers dan vida a una serie de cuentas con el objetivo de apoyar una o varias causas.

Esta técnica no es fácil, requiere de tiempo, conocimientos e inversión. La magia de los trolls ha invadido todos los países en los que Twitter está presente. Estados Unidos, Rusia, China, Inglaterra, México, Argentina, Brasil, Venezuela, y –obviamente- Ecuador han sucumbido ante las bondades de los troll centers. Los gobiernos, movimientos y políticos han sido los principales usuarios de esta técnica. Miles de cuentas creadas para defender y atacar, para generar tendencias y ganar encuestas. Y aquí si tendríamos que acudir a una frase bíblica para demostrar la penetración de esta herramienta “el que esté libre de pecado, que lance la primera piedra”.

¿Quién es el perjudicado? El ciudadano, el usuario de Twitter que cree que todo lo que está a su alrededor es cierto. Esta red social está inundada de trolls, de información falsa, de ataques y de tendencias creadas. Los dueños de Twitter lo saben y también saben que esta red social brinda todas las facilidades para que se incuben estos troll centers, por eso están inmersos en una campaña agresiva para limpiar la red de bots y cuentas fake. En el tercer trimestre del año, Twitter ha perdido más de 9 millones de cuentas, un gran esfuerzo de limpieza pero que todavía no es suficiente. Actualmente existen 326 millones de usuarios a nivel mundial y quienes estamos a diario en esta red, sabemos que todavía hay muchas cuentas falsas merodeando este ecosistema.

La magia de los trolls es temporal y efímera. Un día ganas una batalla y al otro día la pierdes. Al final, los temas que posicionas se pierden en el tiempo y no logran el objetivo que estabas buscando. Los trolls están pasando de moda, la gente poco a poco los va identificando más  y eso los aleja de Twitter, red social que estaría perdiendo espacio frente a otras con más seguridad y, sobre todo, realidad.

Es verdad, los trolls son mágicos… muy pronto lograrán que Twitter, simplemente se desvanezca.

Start typing and press Enter to search